Etiquetas

, , , , , ,

Thecotheus_lundqvistii_11041601_EsporasIdentificación de hongos superiores a través de sus caracteres microscópicos

Charla de Museo, 29 de mayo de 2014

Las setas están de moda. Es incuestionable que el interés por el mundo de los hongos se ha incrementado espectacularmente en los últimos tiempos. La recolección de hongos con fines gastronómicos ha pasado de ser una actividad minoritaria y restringida a “cuatro lugareños entendidos”,  a convertirse en una actividad masiva de ocio. Llegado el otoño, los bosques se inundan de seteros que, además de buscar el disfrute que proporciona el contacto con la Naturaleza, dan rienda suelta a los atávicos instintos de cazador-recolector que todos llevamos dentro. Y ocurre en muchos casos que el interés del aficionado a las setas va más allá de recolectar unas cuantas especies comestibles y ansía conocer y disfrutar de tanta diversidad como nos ofrece el Reino Fungi. Y así, sin darse cuenta,  comienzan a engendrarse los “micólogos aficionados” que – guía de campo y cámara fotográfica en ristre – observan, recolectan e inmortalizan en imágenes todo lo que se pone a tiro tratando de, en base a datos ecológicos y morfológicos, identificarlo y profundizar en su conocimiento. Las setas “enganchan” y poco a poco crece la pasión: más especies conocidas, más fotografías, más excursiones, más dudas … y un interés creciente por saber más. Se participa en Sociedades Micológicas, en foros de internet, en exposiciones, se realizan consultas a expertos, etc … Y a medida que el  conocimiento se hace más amplio se requiere de observaciones más precisas, de guías más completas y llega un momento en que las características macroscópicas por si solas, no permiten ir más allá.

Es, llegados a este punto, cuando se hace necesaria  la utilización del microscopio para la observación de determinadas características que se escapan al ojo humano y que son las únicas que nos van a permitir separar especies próximas. En muchos géneros: Inocybe, Russula, Melanoleuca … apenas podremos identificar unas pocas especies basándonos exclusivamente en características macroscópicas y el microscopio es imprescindible para avanzar en su estudio. Es verdad que la observación microscópica requiere de unos medios materiales y de unas técnicas un poco más complejas, pero a cambio, además de permitir avanzar en el conocimiento micológico, nos va a proporcionar una nueva dimensión de increíble diversidad y belleza.

Nino Santamaría Rodríguez

Anuncios