Un colapso entomológico

Etiquetas

, ,

En 1962 Rachel Carson publicaba su Primavera silenciosa, y nos hacía notar que, por aquel entonces, cuando llegaba el buen tiempo ya no cantaban las aves, las ranas y las cigarras. Por lo visto, el mundo no se ha tomado en serio su aviso. La caída de la biodiversidad es asombrosa. España es un caso patente, y en particular Castilla y León. Ancha es Castilla, pero ya no canta. Cientos y cientos de kilómetros de campos sin insectos, anfibios o reptiles. Las causas son principalmente cuatro. Primero, la destrucción del hábitat. Segundo, la contaminación por fertilizantes y pesticidas. Tercero, patógenos y especies invasoras fuera de control. Cuarto, los cambios climáticos a gran escala. No es necesario decir que somos responsables de los cuatro factores. El ser humano busca ganancia a corto plazo y, a pesar de auto-otorgarse la cualidad de sapiens, no es suficientemente sabio (o inteligente) para conseguir planificar más allá de lo que ven los ojos. Pasa que, a estas alturas, también los ojos deberían delatar el problema. Choca siempre más lo de los pesticidas: que una multinacional lejana envenene tierras ajenas no sorprende, pero que los padres atosiguen de sustancias tóxicas y cancerígenas las aguas que beben ellos mismos y sus propios hijos esto no, no se entiende, y se explica solo con una angustiosa estupidez.

De un millón y medio de especies animales que conocemos, casi un millón son insectos. Son el pilar de la diversidad y de la ecología. Limpian, fertilizan, reciclan y equilibran materia y energía de este planeta. ¿Qué pasaría si desaparecieran? ¿Cómo sería el mundo sin insectos? Inviable. Además de triste. La revista Biological Conservation acaba de publicar un estudio sobre el declino de los insectos, sobre todo en Europa. Echad un ojo. Abrumador.

Sánchez-Bayo F., Wyckhuys K.A.G. 2019. Worldwide decline of the entomofauna: A review of its drivers. Biological Conservation 232, 8-27. [link]

Anuncios

Tiempo profundo

Etiquetas

, , , ,

Geocronología
Charla de Museo, 30 de mayo de 2019

El tiempo es una de nuestras mayores obsesiones. No puede tocarse ni sentirse pero todos notamos cómo se nos escapa de las manos. Ricos y pobres, sociedades avanzadas o grupos aislados del mundo occidental, nadie puede ignorar el implacable tictac del reloj. Y, aunque nos asusta que el tiempo pase demasiado rápido, nos encanta saber qué edad tienen las cosas. Los calendarios fueron uno de los primeros inventos de la humanidad para organizar el tiempo. Los primeros estaban basados en ciclos lunares pero, en la actualidad, la mayor parte de ellos utilizan como referencia el ciclo que describe la Tierra alrededor del Sol. En su afán por “controlar” el tiempo, el ser humano ha intentado, a través de la historia y la geología, reconstruir su pasado organizando el tiempo. Sin embargo, conforme nos alejamos del presente, organizar el tiempo no es tan sencillo como pudiera parecer. Durante siglos, científicos del mundo entero, han dedicado sus vidas a desarrollar diferentes técnicas de datación que permitan resolver algunos de los misterios más inquietantes que ha vivido nuestra especie y nuestro planeta. Nicolaus Steno fue un pionero en su campo y en 1667 formuló la ley de superposición de los estratos: el primer intento de datación geológica. Según esta ley, en una secuencia sedimentaria, las rocas que se encuentran encima son más jóvenes que las que se encuentran por debajo. En el siglo XVIII se desarrolló la dendrocronología, el primer método de datación numérica que permitía averiguar la edad de un árbol contando sus anillos. Desde entonces hasta el siglo XXI se han desarrollado multitud de nuevos métodos de datación como consecuencia del avance de la tecnología y del conocimiento científico. Todos ellos se engloban dentro de la Geocronología, disciplina que ha permitido, entre otras cosas, calcular la edad de nuestro planeta, conocer el momento de extinción de los dinosaurios o determinar cuándo apareció el ser humano.

Davinia Moreno

***

Davinia Moreno es doctora en Geocronología por el Muséum National d’Histoire Naturelle (París, Francia) y la Universidad Rovira i Virgili (Tarragona, España). Es miembro del Equipo de Investigación de Atapuerca (EIA) y responsable del laboratorio de datación por Resonancia Paramagnética Electrónica (RPE) del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana (CENIEH) de Burgos. Colabora activamente en numerosos eventos de divulgación científica y es co-directora científica del Periódico de Atapuerca.

[Página Web]   [Twitter]

La dignidad de un entomólogo

Etiquetas

, , ,

El experto en mosquitos que fotografió la España de la miseria
Un libro rescata las imágenes inéditas tomadas por Juan Gil Collado, un científico represaliado por el franquismo

Víctor García Gil recuerda cuando, de niño, su abuelo le mostraba su colección de fotografías antiguas. “Para mí era como ver las películas de Tarzán de Johnny Weissmuller”, rememora. Su abuelo era Juan Gil Collado, un científico que recorrió la España de la miseria en busca del que entonces era el enemigo público número uno de muchos españoles: los insectos. El entomólogo peregrinó por las regiones más pobres del país pertrechado con una cámara y fotografió a los labradores azotados por el mosquito de la malaria, a los niños con piojos, a los gañanes con pulgas, a los pastores con sarna. Gil Collado, nacido en Martos (Jaén) en 1901, falleció en 1986. Su nieto ha custodiado su legado en silencio durante más de 30 años …

[sigue leyendo este artículo en El País]

Crustáceos fósiles

Etiquetas

, ,

Crustáceos fósiles
Charla de Museo, 25 de abril de 2019

Uno de los grupos más comunes en los ecosistemas marinos bentónicos actuales son los crustáceos decápodos. Desde siempre, estos animales han causado fascinación y despertado el interés de muchas personas en todo el mundo. Sin embargo, a pesar de ser un grupo fácilmente identificable y conocido por todos, presentan muchos interrogantes aún sin resolver, como su historia evolutiva, sus picos de diversidad en el pasado geológico y las relaciones filogenéticas entre las diferentes familias. En este sentido, el Eoceno parece ser un momento crítico en la aparición de muchas de las familias actuales de decápodos, debido probablemente al óptimo climático y otros cambios ambientales que están siendo estudiados. Esto coincide además con la aparición de los arrecifes modernos cuyos requerimientos ecológicos se comprenden cada vez mejor debido a los estudios neontológicos. Además, las cuencas del dominio surpirenaico presentan una secuencia estratigráfica marina con un registro excepcional que abarca todo el Eoceno. Incluyen ambientes sedimentarios diversos y uno de los mejores registros de decápodos del Eoceno a nivel mundial, permitiendo apreciar sucesiones de diferentes comunidades de decápodos a lo largo del tiempo. Esta condición, única del Pirineo, permite estudiar las comunidades dentro de una misma región a lo largo del Eoceno e independientemente de los cambios de facies.

Fernando Ari Ferratges Kwekel

***

Fernando Ari Ferratges Kwekel estudió el grado en Geología en la Universidad Autónoma de Barcelona y el Máster “Geología: Técnicas y Aplicaciones” en la Universidad de Zaragoza. Actualmente tienen un contrato de Formación de Profesorado Universitario (FPU) en la Universidad de Zaragoza, en la que es investigador predoctoral en Ciencias Geológicas. Su investigación está centrada en el estudio de los crustáceos decápodos del Eoceno, su diversidad y las implicaciones paleoecológicas que conllevan. Ha publicado artículos en los que se describen nuevas especies de cangrejos fósiles y sus implicaciones paleoecológicas, además de un libro de divulgación sobre los crustáceos fósiles de las cuencas Surpirenaicas.

Fauna virtual

Etiquetas

Dos nuevos enlaces en nuestra barra lateral … Iberfauna es un banco de datos de la fauna ibérica, un “sistema centralizado, en línea, de acceso público al estado de conocimiento de nuestra fauna”. Es parte de los objetivos del proyecto Fauna Ibérica. Biodiversidad Virtual es “una plataforma científica y divulgativa basada en el trabajo cooperativo y la participación ciudadana. Consiste en doce galerías temáticas de fotografías digitales geolocalizadas que conforman una base de datos ordenada taxonómicamente”. A disfrutar!

Serpientes, mito y realidad

Etiquetas

,

Serpientes, mito y realidad
Charla de Museo, 21 de marzo de 2019

Desde los orígenes mismos de la humanidad, las serpientes han ocupado un lugar preeminente en la mitología, el arte, el folclore y la religión de infinidad de culturas a lo largo y ancho del Planeta. La razón no es otra que los sentimientos contrapuestos, entre la fascinación y el pavor, que provocan estos reptiles en el ser humano. Por este motivo, la riqueza y diversidad de significados simbólicos que se han atribuido a los oficios no encuentra parangón en ninguna otra criatura de la Tierra. Por otro lado, y a pesar de ser un grupo tan conocido y fácilmente identificable, muchos aspectos de la historia evolutiva de las serpientes permanecen por el momento sumidos en el misterio para la propia ciencia, incapaz de encontrar soluciones suficientemente consensuadas sobre su origen y sus relaciones filogenéticas. Por su particular situación geográfica, diversidad de relieves y variedad de ambientes, la provincia de Burgos muestra para los reptiles, serpientes incluidas, complejos patrones de distribución. De hecho, la distribución en mosaico de varios taxones determina contactos y áreas de simpatría entre especies hermanas que presentan, a priori, requerimientos ecológicos muy diferentes, tal como es el caso de las culebras lisas europea y meridional. Particularmente relevante y singular resulta el caso de las tres víboras ibéricas en nuestra provincia donde presentan zonas de contacto e incluso, según recientes estudios, de hibridación.

Luis Javier Barbadillo E. de Romaní

***

Luis Javier Barbadillo es doctor en Ciencias Biológicas por la Universidad Autónoma de Madrid y autor de numerosos libros y más de doscientos artículos científicos y de divulgación en el ámbito de la herpetología, relacionados con taxonomía, paleontología, ecología y conservación. Fue colaborador habitual en revistas de divulgación científica tan emblemáticas como Mundo científico, Vida silvestre, Periplo, Quercus, Biológica y La Tierra, destacando entre sus obras más conocidas las guías de anfibios y reptiles de España de las editoriales INCAFO – pionera en su género – y la posterior de Geoplaneta, obras que han servido de referencia e inspiración a muchos otros autores.

Servidor de Información de Anfibios y Reptiles de España (SIARE)
Asociación Hepetológica Española
Atlas y Libro Rojo de los anfibios y reptiles
Lista patrón de los anfibios y reptiles de España

Osos en el ruedo

Etiquetas

,

Corridas de toros con osos en las Californias Españolas
Charla de Museo, 28 de febrero de 2019

Durante la época de la California española la densidad de población humana fue muy baja. Estaba distribuida en las misiones y ranchos que crearon una cabaña ganadera de millones de reses, muchas de ellas asilvestradas, que indujeron a un aumento de los animales carnívoros, especialmente de poblaciones de osos grizzly (Ursus arctos californicus) y de cóndores (Gimnogyps californianus). Apenas se sabe nada de la evolución de estas especies. La curiosa tradición de los españoles de California de hacer corridas de toros con osos en vez de toreros es una de las pocas fuentes de información para conocer su expansión y el declive de los agresivos osos que habían mantenido asustados a los indios durante siglos. Los registros de capturas de osos grizzlies vivos para estos espectáculos son una de las pocas fuentes existentes para deducir la abundancia de plantígrados y la evolución de sus poblaciones. Acontecimientos como la transformación de California en otro estado más de los Estados Unidos, la guerra originada tras el descubrimiento de oro en sus montañas y la gran afluencia de personas de todos los países que allí acudieron con la “fiebre del oro”, desencadenaron un cambio ambiental brusco y repentino que se tradujo en un gigantesco desastre ecológico que, en pocos años, llevó a la  extinción  de los gigantescos osos y a la casi desaparición de los cóndores y de otras muchas especies terrestres y marinas. Para aportar datos que ayuden a conocer estos acontecimientos utilizaremos ciertas tradiciones de las Californias Españolas como una de las pocas bases de datos de que disponemos para conocer el pasado de ciertas especies extintas.

Alberto Hernando Ayala

***

Alberto Hernando Ayala es licenciado en Biología y fundador del grupo Lobo Euskadi, para la conservación y estudio de la especie. Autor de numerosos trabajos sobre grandes rapaces, nutria, lobo, lince y osos.

El nonagenario experto en saltamontes …

Etiquetas

,

El nonagenario experto en saltamontes que tuvo que huir de Franco

Antonio Bolívar Goyanes fue el editor de tres de los últimos libros de Gabriel García Márquez (El general en su laberinto, Vivir para contarla y Memoria de mis putas tristes), pero no ha venido a España para hablar del realismo mágico. O quizá sí. Bolívar, un entrañable mexicano de 77 años, aterrizó el lunes en Madrid con una medalla decorada con el dibujo de una lupa y un compás. La última vez que esta insignia pisó suelo español fue en los estertores de la guerra civil, poco antes de que él naciera. “La he traído porque nunca pudimos devolverla”, explica. Bolívar Goyanes es nieto de Ignacio Bolívar Urrutia, el llamado “príncipe de las ciencias naturales españolas”. Nació en 1850 en Madrid, se convirtió en uno de los mejores entomólogos del mundo, introdujo las ideas darwinistas en España y dirigió el Museo Nacional de Ciencias Naturales y el Real Jardín Botánico. El poeta Antonio Machado, en su Juan de Mairena, citaba al “insigne Bolívar, cazando saltamontes a sus setenta años, con general asombro de las águilas, los buitres y los alcotanes de la cordillera carpetovetónica”. Cuando los españoles se mataban unos a otros en la guerra civil, Ignacio era ya un nonagenario experto en grillos y saltamontes, pero se había significado a favor de la República denunciando “la España aherrojada por el fascismo”. La eminencia en el estudio de los insectos, ya casi sin vista, tuvo que huir. El 26 de julio de 1939, a bordo de un barco de vapor, llegó al puerto mexicano de Veracruz con su familia. “Voy a morir con dignidad”, proclamó …

[sigue leyendo este artículo en El País]

 

Las hormigas burgalesas y sus parásitos

Etiquetas

Novedades sobre hormigas burgalesas y sus parásitos
Charla de Museo, 31 de enero de 2019

Las hormigas son insectos sociales fascinantes. Por su abundancia y presencia en, prácticamente, todos los ecosistemas, incluido el urbano, el grupo de los formícidos es, quizás, la familia de artrópodos más familiar y reconocible para el hombre. Hace ya unos años, abordamos el estudio de las hormigas en este ciclo de conferencias, exponiendo en aquel momento unos resultados que todavía eran incompletos para la provincia de Burgos. En junio de 2017, tras siete años de trabajo, se publicó en el Boletín de la Sociedad Entomológica Aragonesa (S.E.A.) el “Primer catálogo de las hormigas de la provincia de Burgos” cuyos autores son Fede García García y Amonio David Cuesta Segura. En él se citaban 99 especies para la provincia, 86 nuevas para Burgos, de las cuales 34 lo fueron también para Castilla y León. Dos de ellas fueron novedades para la Península Ibérica. El 18% de las especies resultaron ser parásitas (de otras hormigas). Los muestreos de este grupo continúan en la actualidad y han generado más de una decena de publicaciones y comunicaciones en congresos científicos. Son ya relativamente abundantes las web y blogs de información científica, divulgación y aspectos didácticos relacionados con las hormigas, como por ejemplo www.mirmiberica.org. El próximo 31 de enero, repasaremos la historia natural de las hormigas y actualizaremos la información existente para ellas, sus parásitos y sus depredadores en nuestra provincia, que con 101 especies es una de las mejor estudiadas de la península. En resumen, una cita que no os podéis perder.

Amonio David Cuesta Segura

***

Amonio David Cuesta Segura es Doctor en Biología por la Universidad de León. Especialista en mirmecología, es autor de numerosos artículos publicados en diversas revistas y boletines entomológicos. Además, ha participado como colaborador en varios proyectos de investigación sobre la biodiversidad de los ecosistemas de Castilla y León. Actualmente es profesor de Secundaria en el IES La Bureba, de Briviesca (Burgos).

Ubi Homo …

Etiquetas

, , ,

Todas las culturas y sociedades siempre han percibido que, en los tiempos remotos de sus orígenes, hubo cambios potentes y misteriosos. En nuestro caso, la hipótesis más probable sobre estos acontecimientos se llama teoría de la evolución, y su pilar es el principio de selección natural, que prima la capacidad reproductiva como valor absoluto para el éxito de un grupo o de un organismo. Esta teoría representa un fundamento de nuestra ciencia desde hace por lo menos un siglo y medio, se ha demostrado robusta y coherente, y ha sentado las bases de nuestra visión del mundo natural. A la hora de contar toda esta historia, los humanos siempre nos hemos puesto en un pedestal, siendo jueces de nuestro mismo proceso, así que las primeras iconografías de estos cambios se basaban en una línea recta que, después de un largo recorrido, culminaba en nuestra especie. La evolución se veía como un proceso gradual, lineal y progresivo. Gradual porque pasaba por todas las formas y etapas intermedias, lineal porque había un camino único y rectilíneo, y progresivo porque era un camino que iba desde criaturas imperfectas hasta formas cada vez más adaptadas. La cumbre de este proceso, por ende, teníamos que ser nosotros …

[continua a leer este artículo en Investigación y Ciencia]