Las hormigas burgalesas y sus parásitos

Etiquetas

Novedades sobre hormigas burgalesas y sus parásitos
Charla de Museo, 31 de enero de 2019

Las hormigas son insectos sociales fascinantes. Por su abundancia y presencia en, prácticamente, todos los ecosistemas, incluido el urbano, el grupo de los formícidos es, quizás, la familia de artrópodos más familiar y reconocible para el hombre. Hace ya unos años, abordamos el estudio de las hormigas en este ciclo de conferencias, exponiendo en aquel momento unos resultados que todavía eran incompletos para la provincia de Burgos. En junio de 2017, tras siete años de trabajo, se publicó en el Boletín de la Sociedad Entomológica Aragonesa (S.E.A.) el “Primer catálogo de las hormigas de la provincia de Burgos” cuyos autores son Fede García García y Amonio David Cuesta Segura. En él se citaban 99 especies para la provincia, 86 nuevas para Burgos, de las cuales 34 lo fueron también para Castilla y León. Dos de ellas fueron novedades para la Península Ibérica. El 18% de las especies resultaron ser parásitas (de otras hormigas). Los muestreos de este grupo continúan en la actualidad y han generado más de una decena de publicaciones y comunicaciones en congresos científicos. Son ya relativamente abundantes las web y blogs de información científica, divulgación y aspectos didácticos relacionados con las hormigas, como por ejemplo www.mirmiberica.org. El próximo 31 de enero, repasaremos la historia natural de las hormigas y actualizaremos la información existente para ellas, sus parásitos y sus depredadores en nuestra provincia, que con 101 especies es una de las mejor estudiadas de la península. En resumen, una cita que no os podéis perder.

Amonio David Cuesta Segura

***

Amonio David Cuesta Segura es Doctor en Biología por la Universidad de León. Especialista en mirmecología, es autor de numerosos artículos publicados en diversas revistas y boletines entomológicos. Además, ha participado como colaborador en varios proyectos de investigación sobre la biodiversidad de los ecosistemas de Castilla y León. Actualmente es profesor de Secundaria en el IES La Bureba, de Briviesca (Burgos).

Anuncios

Ubi Homo …

Etiquetas

, , ,

Todas las culturas y sociedades siempre han percibido que, en los tiempos remotos de sus orígenes, hubo cambios potentes y misteriosos. En nuestro caso, la hipótesis más probable sobre estos acontecimientos se llama teoría de la evolución, y su pilar es el principio de selección natural, que prima la capacidad reproductiva como valor absoluto para el éxito de un grupo o de un organismo. Esta teoría representa un fundamento de nuestra ciencia desde hace por lo menos un siglo y medio, se ha demostrado robusta y coherente, y ha sentado las bases de nuestra visión del mundo natural. A la hora de contar toda esta historia, los humanos siempre nos hemos puesto en un pedestal, siendo jueces de nuestro mismo proceso, así que las primeras iconografías de estos cambios se basaban en una línea recta que, después de un largo recorrido, culminaba en nuestra especie. La evolución se veía como un proceso gradual, lineal y progresivo. Gradual porque pasaba por todas las formas y etapas intermedias, lineal porque había un camino único y rectilíneo, y progresivo porque era un camino que iba desde criaturas imperfectas hasta formas cada vez más adaptadas. La cumbre de este proceso, por ende, teníamos que ser nosotros …

[continua a leer este artículo en Investigación y Ciencia]

Paleolítico Vivo

Etiquetas

, ,

Paleolítico Vivo: el pasado como herramienta de conservación
Charla de Museo, 20 de diciembre de 2018

Paleolítico Vivo es una iniciativa dirigida por un equipo de biólogos, naturalistas y científicos cuyo objetivo principal es el fomento y la conservación de la naturaleza, las especies amenazadas y su equilibrio con el hombre. Comenzó su actividad en 2015 y lucha para convertirse en un referente en conservación y divulgación. La reserva está vinculada a un proyecto de reintroducción del bisonte europeo (Bison bonasus) y caballos Przewalski (Equs ferus przewalski), ambos en peligro de extinción, en el entorno de Atapuerca (Burgos). Sin embargo, sus responsables siempre tuvieron claro que este proyecto debía luchar no sólo por la conservación de especies, sino también de espacios, de nuestros ecosistemas y todo lo que ello implica. Así mismo la inquietud por la prehistoria, por nuestros antepasados, genera una pasión compartida acerca de nuestra prehistoria, de su forma de vida y sus secretos. Lleva a millones de personas a acercarse cada año a sus santuarios (cuevas con pinturas rupestres, centros de interpretaciones, museos, exposiciones, yacimientos) para sentirse cerca de un periodo del hombre que encuentran atrayente y lleno de claves para nuestra propia sostenibilidad. Paleolítico Vivo hace realidad esa sensación, como alternativa a todo lo existente en el mundo actualmente sobre prehistoria. En Paleolítico Vivo se tiene la oportunidad de vivir una experiencia concebida como una inmersión total en la prehistoria, en la contemplación de los paisajes y su fauna, adentrándote en el día a día de los habitantes de la prehistoria, realizando sus actividades y aprendiendo sus técnicas de caza y modos de vida. Permite ver y conocer cómo eran algunos de los animales que vivieron en Europa hace 10.000 años en un entorno con una riqueza natural extraordinaria. En la divulgación como motor principal y en sus diversos proyectos y colaboraciones (centros de investigación, universidades, proyectos de conservación) radica el éxito de esta iniciativa.

Estefanía Muro Rodriguez

Trashumando recuerdos

Etiquetas

, ,

Trashumando recuerdos: legados trashumantes
Charla de Museo, 29 de noviembre de 2018

La Fundación Oxigeno dentro de sus actividades de investigación, divulgación, conservación y puesta en valor del patrimonio natural y de las culturas tradicionales, ha realizado con la colaboración la Excma. Diputación de Burgos y la Dirección General de Patrimonio Cultural de la Junta de Castilla y León, durante un periodo cercano a los tres años, un estudio etnográfico sobre la huella de la trashumancia en la provincia de Burgos. Proyecto que ha quedado recogido en un documental bajo el título Trashumando Recuerdos, y que en el futuro lo hará en una publicación que ampliará los contenidos del mismo. El proyecto ha girado principalmente en torno a dos objetivos. El primero, recoger los recuerdos de aquellos hombres y mujeres serranos, que eran los últimos testigos de como fue la trashumancia durante siglos, pues habían conocido a sus padres y abuelos ejercer el menester de ese oficio vereda abajo en otoño en busca de los pastos sureños y subiendo cordel arriba, en junio, a los puertos de las sierras; al tiempo que ellos mismos, en muchos casos, habían escrito las últimas páginas del devenir trashumante hasta hace unos años. Entendíamos que con ellos finalizaba la epopeya de una historia ganadera milenaria al tiempo que se desvanecía su cultura pastoril, y que sería una perdida irreparable no guardar esa memoria. En alguna medida este documental, donde hombres y mujeres trashumantes comparten sus recuerdos presentando a la sociedad su singular mundo transportado desde otras épocas, pretende contribuir a mantener el son de los latidos de la memoria trashumante poniendo en valor su cultura e historia, que tanto marcaron el devenir de las zonas rurales y sus gentes que estuvieron ligadas a esta actividad ganadera.

El segundo objetivo, hacer un merecido homenaje tanto a los pastores y ganaderos que cañada abajo y cañada arriba ejercieron un trabajo duro y sacrificado para sacar a sus familias adelante, como a sus mujeres y madres que se quedaban solas en el solar familiar al cuidado de los hijos y la hacienda familiar. Pero también un merecido homenaje a su legado, a su herencia: cañadas y saberes ganaderos; indumentaria y enseres; palabras y leyendas; pastizales y dehesas; mastines; El Consulado del Mar, La Cabaña de Carreteros y un largo etc, que durante generaciones forjaron. Aprovechando el marco de los resultados obtenidos durante el proyecto realizado, los contenidos de la charla en el museo trascurrirán con una presentación previa de ciertos retazos históricos sobre la trashumancia y la Mesta, para a continuación, ir valorando algunos de los legados trashumantes más relevantes y de su valioso patrimonio que dentro de unos meses va a llevar a la UNESCO a declarar la trashumancia como Patrimonio Cultural inmaterial de la Humanidad.

Francisco Martínez Sáiz

 

Cazadores de aves protegidas …

Etiquetas

, , ,

Los cuatro guardias forestales que vigilaban el archipiélago de Chinijo, al norte de Lanzarote, dimitieron en 1996 hartos de la permisividad oficial con la caza furtiva de la pardela cenicienta, ave marina que forma parte de la tradición de estas islas desde los tiempos de los aborígenes. Poco antes, nada menos que el consejero de Medio Ambiente del Cabildo de Lanzarote, Higinio Hernández, fue denunciado por cazar estas aves, una delicia culinaria que se consumía antaño en las islas en días de fiesta. Era reincidente. Tres años atrás le habían sorprendido agachado sobre unos cubos llenos de pardelas a medio desplumar en el islote de Alegranza. Era de noche y en la foto se le ve desconcertado por el flash. Ya entonces estaba protegida la especie por ley, y se la estaba saltando un político.

La reseña histórica sirve para poner en contexto lo que desde hace unos meses le ocurre a la sargento jefe del Seprona en Lanzarote, Gloria Moreno, que se enfrenta a un expediente disciplinario que podría apartarla del servicio. En apenas nueve meses, sus superiores han abierto cinco expedientes contra ella: los primeros fueron por faltas leves; los dos siguientes, graves y el más reciente es muy grave y ha supuesto que, como medida cautelar, lleve cesada de funciones más de dos meses. La caída en desgracia de Moreno, de 38 años, tiene su origen en una operación contra el furtivismo en Alegranza en septiembre de 2015, según aseguran organizaciones ecologistas de la isla, diputados del parlamento de Canarias, la Fundación César Manrique y otras fuentes consultadas por este diario.

Moreno, natural de Segovia, llevaba menos de un año en la isla cuando, acompañada de otros dos agentes, sorprendió a 19 hombres cazando y asando pardelas en el islote. Habían fondeado sus embarcaciones de recreo frente a la playa y habían instalado una carpa azul para dar sombra, una mesa y una cocina portátil. Unos estaban sentados, otros cocinando y los demás paseando por la playa. “Se percibe claramente desde el risco un fuerte olor a ave cocinándose”, se lee en la diligencia que redactó el Seprona. Los agentes les vigilaban desde una posición elevada y entonces bajaron a identificarles. “¿Esto es pardela?”, preguntó uno de los agentes. “Manifiesta sí, bajando la mirada y haciéndose a un lado”, refiere el escrito. Después, durante la instrucción judicial, un examen de ADN demostraría que, efectivamente, estaban asando un ave protegida en pleno parque natural …

[Sigue leyendo este artículo en El País]

Icnitas burgalesas

Etiquetas

,

Como cierre de este octavo ciclo de Charlas del Museo, la última sesión transcurrió el sábado 23 de junio bajo el formato de “Salida de Campo” por las estribaciones de la sierra de La Demanda burgalesa (clicar las fotos para ampliarlas). De la inestimable y sabia mano de Fidel Torcida, director del Museo paleontológico de Salas de los Infantes, un grupo de unos 30 asistentes recorrimos los yacimientos de icnitas de dinosaurios El Frontal 1 y El Frontal 2, a escasos metros del casco urbano de Regumiel de la Sierra, así como los de Las Sereas (Sereas 1 y Sereas 7) en la comarca de Lara que, en este caso concreto, forman una franja de unos 5 kilómetros con 8 yacimientos de icnitas, muchas de ellas únicas. En todo caso, asistidos por las explicaciones de nuestro anfitrión Fidel, pudimos comprender la importancia mundial de las huellas descubiertas así como interpretar el contexto de su formación y las características de los dinosaurios que dejaron su impronta. La jornada se completó con una visita a la ermita visigótica de Quintanilla de las Viñas, la tradicional comida de grupo en Salas de los Infantes y la contemplación en su Museo Paleontológico de piezas fósiles de las nuevas especies descritas aquí para la ciencia. Agradecemos a Fidel Torcida la dedicación de su tiempo a nuestro colectivo y esperamos haber respondido como él se merece. Hasta el curso que viene.

Emilio Serrano
Pablo Barbadillo
Emiliano Bruner

 

***

Geomorfología

Etiquetas

,

Geomorfología
Charla de Museo, 24 de mayo de 2018

La Geomorfología es una rama científica relacionada con la Geología y la Geografía que se ocupa de estudiar la génesis y dinámica de las formas o morfologías que componen la superficie terrestre. El interés por la formas terrestres data de antiguo, con menciones en la Grecia Clásica (Herodoto, Aristóteles), o en China (Shen Kuo, 1031–1095). No obstante, comenzó a surgir como ciencia moderna a finales del siglo XIX y principios del siglo XX. El término geomorfología parece haberse usado por primera vez por el alemán Lauman en 1858, y comenzó a ser usado asiduamente a partir de la Conferencia Geológica Internacional de 1891. Por esas mismas fechas, entre 1884-1899, William Morris Davis desarrolló la teoría del Ciclo Geográfico o Ciclo de Erosión, que bebía de los principios del Uniformismo y del Actualismo, defendidos por los padres de la Geología moderna, como James Hutton (1726-1797) o Charles Lyell (1830-1833). Desde sus inicios, la Geomorfología busca explicar la formación del paisaje, dando respuestas a numerosas preguntas: ¿qué formas componen el paisaje?, ¿son formas relictas heredadas del pasado, o bien formas generadas en la actualidad?, ¿qué procesos las están generando o las han generado?, ¿fueron o son procesos destructivos o constructivos?, ¿cuál ha sido la sucesión de procesos y su edad?, ¿están los paisajes en equilibrio o sujetos a cambios?, ¿cambios de qué escala?, ¿qué agentes son los responsables de dichos cambios?, etc. Todas estas cuestiones tratan de responderse a través de la observación, medida e interpretación del paisaje, que actualmente se basan en la combinación de los principios clásicos desarrollados en los inicios de la Geomorfología, con nuevos métodos y tecnologías que se aplican a distintas escalas. Las aplicaciones de la geomorfología son variadas, y enlazan desde la reconstrucción de los medios pasados que habitaron nuestros ancestros, hasta la compresión de la dinámica actual de la superficie terrestre para determinar los riesgos naturales que nos afectan.

Alfonso Benito

***

Alfonso Benito Calvo es Doctor en Ciencias Geológicas por la Universidad Complutense de Madrid y, desde 2008, desarrolla la línea de investigación de Geomorfología y Reconstrucciones Paleogeográficas en el Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana (CENIEH). Su investigación gira en torno a la reconstrucción de los procesos geodinámicos responsables de la formación y preservación de los yacimientos arqueológicos. Este objetivo se aborda por medio de técnicas geomorfológicas, estratigráficas y sedimentológicas, donde la innovación a través de nuevas tecnologías de análisis espacial y 3D cobra un especial significado. Actualmente, trabaja en diversos proyectos sobre evolución humana en la Península Ibérica (Atapuerca en Burgos, Orce en Granada, Albalá en Ciudad Real, o la Cova Gran en los prepirineos leridanos, entre otros) y en África (Mieso en el Triángulo del Afar, Ethiopía; Garganda de Olduvai en Tanzania; o Ain Beni Mathar en Marruecos), además de otros proyectos sobre el seguimiento de procesos geomorfológicos activos (subsidencia kárstica en evaporitas, Zaragoza, dinámica kárstica en Ojo Guareña y procesos neotectónicos en el norte de Burgos).

Maqueta del ojo humano

Etiquetas

, ,

Maqueta del ojo humano – Anatomie clastique du Dr. Auzoux. Paris, 1881
Con el comienzo del mes de mayo añadimos una nueva Pieza del Mes.

La importancia de esta pieza de anatomía clástica -como de todas las de la colección- reside en su antigüedad, en la precisión, detalle y fidelidad de su construcción y en que son totalmente desmontables. El material de fabricación es pasta de papel encolada y coloreada. El médico francés Louis Thomas Jérôme Auzoux (1797 – 1870) hizo una singular contribución en el campo de los modelos anatómicos. Ya desde su época de estudiante, a principios del s.XIX, cuando el estudio de la anatomía humana se hacía con cadáveres disecados que, por falta de refrigeración olían mal y se deterioraban rápidamente -lo que condicionaba incluso que las disecciones se hicieran durante los meses más fríos y fueran imposibles en los climas más cálidos-, intentó evitar en el futuro estos momentos desagradables para los alumnos y comenzó a crear modelos realistas destinados a la educación médica usando cera como material más adecuado para hacerlos. Pero, si bien con cera producía exquisitas obras de arte, los modelos resultaban caros para piezas grandes, frágiles y deformables, de modo que, aunque funcionaban bien a efectos ilustrativos, no sustituían de manera adecuada a la práctica de disección. Auzoux necesitaba encontrar un material más barato, un proceso de fabricación más sencillo y un diseño que, además, permitiera seguir los pasos de la disección. Estaba buscando, en realidad, un material menos frágil que la cera que permitiera producir de forma masiva modelos de piezas desmontables.

Un fabricante de muñecas le dio la idea de utilizar papel maché. Cartón piedra o papel maché significa literalmente papel masticado. A partir de la pulpa de papel o tiras de papel convenientemente disgregadas, se forma una pasta que posteriormente se mezcla con aglutinantes, colas o resinas naturales. Para añadir fuerza, dar cuerpo a la mezcla y proporcionar una superficie suave, se añade papel y pegamento. Sobre la pieza modelada se pinta, se embute, se pega y barniza. El cartón piedra es ligero, fuerte y, en algunas variantes, puede ser trabajado como madera. Tras experimentar con el papel maché, en 1822, el mismo año que Auzoux recibe su título de médico, presenta en la Academia de Medicina de París su primer modelo anatómico completo de la figura masculina. Cinco años más tarde crea una empresa en París y abre una fábrica donde se crean modelos anatómicos humanos para los estudios de medicina, modelos de diferentes animales para usos veterinarios, y de plantas para botánicos y agricultores. Todos ellos estaban fabricados en cartón piedra como el utilizado en muñecas, cajas y otros artículos para el hogar, por aquel entonces populares en Europa. El taller del Dr. Auzoux se convirtió en referente para el equipamiento científico de Universidades e Instituciones educativas en el ámbito de los modelos anatómicos con destino a la Medicina y la Historia Natural. De la mano de Gil de Zárate (Plan Pidal-Gil de Zárate), que recorrió y después recomendó las mejores casas de Europa en equipamientos educativos a los Institutos españoles, éstos fueron adquiriendo parte de los modelos de sus catálogos comerciales.

Emilio Serrano

Elefantes y evolución humana

Etiquetas

, ,

Elefantes y evolución humana
Charla de Museo, 26 de abril de 2018

Los elefantes son una especie clave de los ecosistemas que frecuentan, que modifican y transforman, favoreciendo la adaptación al medio de otras especies, entre ellas la humana. Sus movimientos están muy influidos por la disponibilidad de agua. Sus complejos mapas mentales les permiten conocer su distribución a lo largo del año, junto con la de recursos vegetales y minerales. Se desplazan siguiendo los mismos senderos generación tras generación, que son seguidos por otros herbívoros, carnívoros y grupos humanos, especialmente en época de sequía en búsqueda de agua y presas vulnerables. Sus similitudes fisiológicas, conceptuales y relativas al comportamiento social, con los humanos, han jugado un papel fundamental en la relación entre ambas especies. La observación del comportamiento de elefantes por parte de grupos de cazadores recolectores pudo haber facilitado la dispersión de grupos humanos durante el Pleistoceno. No obstante, pudieron haber sido más que una fuente de recursos e información para estos grupos paleolíticos. Estudios etnográficos muestran como sociedades preindustriales que comparten hábitats con elefantes llegan a humanizarlos, imponiendo restricciones y reglas en su caza y consumo. La asociación entre herramientas líticas y restos de proboscídeos ha sido un tema recurrente en la investigación sobre el Paleolítico, especialmente en España desde los momentos más incipientes de esta disciplina. En 1862, tan sólo tres años después de la publicación de El Origen de las Especies, se halló en el madrileño Cerro de San Isidro útiles líticos de indudable factura humana en los mismos niveles donde se habían encontrado huesos de elefante. Desde entonces, el hallazgo de restos de proboscídeo ha jugado un papel fundamental en la investigación y en el conocimiento de los grupos humanos anteriores a nuestra especie. La fácil identificación de sus restos, especialmente de algunos elementos como las defensas, en combinación con la empatía que despiertan en los humanos, ha favorecido el acercamiento al período más remoto de la humanidad de sectores sociales poco o nada familiarizados con esta disciplina.

Joaquín Panera

***

Joaquín Panera es Doctor en Prehistoria e investigador del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana (CENIEH). Se ha especializado en el estudio de la tecnología empleada en la elaboración de útiles líticos por grupos humanos anteriores a nuestra especie y en la identificación de actividades antrópicas realizadas en yacimientos paleolíticos. Desarrolla su investigación en África del Este (Garganta de Olduvai en Tanzania, y Melka Kunture en Etiopía) y en la Península Ibérica (Ambrona y Torralba en Soria, Valles de los ríos Manzanares y Jarama, Tramo medio del valle del Tajo, Cuesta de la Bajada en Teruel, El Sotillo en Ciudad Real). Los restos de elefante han jugado un papel fundamental en muchos de los yacimientos en los que ha intervenido. En el ámbito de la difusión, ha participado en publicaciones relacionadas con el Paleolítico, coordinado varias exposiciones en diferentes museos arqueológicos, y ha sido comisario de Bifaces y elefantes: los primeros pobladores de Madrid de la que fue editor de la correspondiente monografía científica y autor del libro de difusión bajo el mismo título. La ilustración arriba fue realizada por Dionisio Álvarez para la misma exposición, en el Museo Arqueológico Regional.