Coronavirus

Como podéis imaginar, nos vemos obligados a suspender, por el momento, nuestro programa de charlas. Retomaremos el programa en cuanto la situación se normalice. Las charlas que se cancelarán se reprogramarán para otras fechas, o se incluirán en el programa de la siguiente temporada.

El yeso mineral

Las piezas de este mes giran en torno al yeso, piedra de yeso, yeso crudo, yeso natural o aljez, un archiconocido mineral con variedades y variantes así como también una roca sedimentaria de origen químico que puede formar rocas monominerales. En la vitrina se presentan muestras históricas del siglo XIX y principios del XX así como otras más actuales. Destacan la variedad selenita, translúcida o transparente, el denominado espejuelo blanco y dorado, piedra de yeso alabastro y cristales maclados en punta de fecha, punta de lanza, colas de golondrina, drusas, etc. Los depósitos de yeso se originaron por la evaporación de disoluciones acuosas sobresaturadas en lagos o mares de poca profundidad, fenómeno que en España tuvo lugar principalmente durante el Triásico y el Cenozoico, aunque su formación también puede deberse a reacciones químicas. El yeso, al ser soluble en agua, provoca fenómenos kársticos tipo cuevas, dolinas, etc. Muy importante es el karst de Sorbas (Almería), cuyo yeso se depositó en un periodo de desecación del mar Mediterráneo. Está entre los mayores karst de yeso de Europa, con miles de cuevas, algunas visitables. A nivel industrial, este afloramiento yesífero es espectacular ya que el mineral es muy puro y se deposita en estratos de más de 20 metros de espesor que, en algunos puntos, es yeso espejuelo. La formación cubre más de 1000 Ha. Y hay tres explotaciones a cielo abierto que suministran materia prima para fabricar yeso destinado a la construcción y distribuirlo a gran parte del mundo.

Desde otro punto de vista, existen dos maravillas de la naturaleza relacionadas con el yeso: la Cueva de los Cristales o Cueva de Naica, descubierta el año 2000 en Mina Naica, en Chihuahua (México), y la Geoda de Pulpí (Pulpí, Almería), descubierta por el Grupo Mineralogista de Madrid en 1999. La primera es una cueva – geoda a 300 metros bajo la superficie cuya cámara principal contiene cristales gigantes de selenita. El cristal más grande de la cueva encontrado hasta la fecha es de 12 m. de largo por 4 m. de diámetro y 55 Tm. de peso. La cueva es extremadamente caliente, la temperatura del aire alcanza hasta 58 °C y la humedad oscila entre el 90 al 99 %. Por eso está relativamente inexplorada ya que, en ausencia de una protección adecuada, los trabajadores apenas soportan diez minutos de exposición continua a estos factores ambientales. La segunda, la geoda de Pulpí, es una geoda gigante, tapizada por enormes cristales de selenita, una variedad transparente o translúcida de yeso. Está localizada cerca del 4º nivel de Mina Rica, situada en la Sierra del Aguilón, en el término municipal de Pulpí (Almería, España). Es la segunda geoda más grande del mundo (tras la de Naica) y la más grande de Europa. Debido a las condiciones ambientales existentes en Naica, la Geoda de Pulpí es la única en el mundo que puede ser visitada sin equipamiento especial, pero mediante reserva previa.

Emilio Serrano

Egagrópilas

Etiquetas

,

Micromamíferos terrestres y egagrópilas de lechuza común
Charla de Museo, 27 de febrero de 2020

En la provincia de Burgos pueden encontrarse distintos ámbitos agrícolas, y la lechuza común (Tyto alba) se encuentra presente en todos ellos. Este ave se alimenta de pequeños roedores e insectívoros como ratones o musarañas, aunque ocasionalmente caza pequeños pájaros, insectos e incluso reptiles y anfibios. Tras alimentarse, esta rapaz nocturna regurgita en forma de egagrópila los restos de pelo y huesos que no es capaz de digerir. Es posible identificar los micromamíferos presentes en las egagrópilas por sus esqueletos (en particular por su cráneo), que resultan prácticamente intactos. El contenido de estas egagrópilas aporta datos esenciales tanto en ornitología como en ecología y, por lo tanto, un estudio de la dieta de la lechuza puede aportar mucha información acerca de la biodiversidad de un territorio. En esta charla presentaré los resultados de mi trabajo, en el que se han analizado egagrópilas recogidas a lo largo de un trimestre en dos puntos de la provincia de Burgos con diferencias topográficas y climáticas significativas: Bercedo (Merindad de Montija) e Iglesiarrubia (Comarca del Arlanza). Por otro lado, explicaré el proceso de análisis de micromamíferos en este tipo de muestras, las claves de identificación que se utilizan, y cómo puede determinarse si las dos poblaciones de micromamíferos analizadas son, o no, significativamente diferentes. Además, se concluye que ciertas especies constituyen “plagas” en las localidades muestreadas. Dichas plagas pueden resultar nocivas tanto para cultivos como para la salud humana, propagando enfermedades tan peligrosas como la tularemia.

Ana Rivas Zamora

***

Ana Rivas Zamora es estudiante de segundo de Bachillerato Internacional en el IES C. López de Mendoza.

 

Trilobites

Etiquetas

,

Dedicamos este mes a los trilobites. Los trilobites (del latín, “tres lóbulos”) son una clase de artrópodos marinos extintos, los fósiles más característicos del Paleozoico, considerados fósiles guía del periodo. Aparecen en el Cámbrico (540 ma) pero, antes de finalizar, ya sólo sobreviven los de aguas profundas. En el Ordovícico y Silúrico alcanzan su plenitud y ocupan casi todos los nichos ecológicos marinos. Durante el Devónico y Carbonífero prácticamente se extinguen. Los últimos, que habitan en las aguas someras, desaparecen a finales del Pérmico (250 ma). Los trilobites son de cuerpo aplanado, liso, ovalado y dividido en tres partes: céfalon, tórax y pigidio. Presentan dos surcos longitudinales que dividen el cuerpo en tres lóbulos claramente delimitados, el central (llamado glabela en el céfalon y raquis en el tórax) y dos laterales (las genas o mejillas en el céfalon y las pleuras en el tórax). El céfalon o cabeza es el resultado de la fusión total de diversos segmentos y no muestra restos externos de segmentación. Las genas se prolongan por los lados formando dos puntas genales. En la cara ventral se localiza la boca, las antenas y tres pares de patas muy similares entre sí. Sobre las genas hay un par de grandes ojos compuestos, análogos a los de crustáceos e insectos, lo que probablemente haya influido en su éxito evolutivo. El tórax lo forman entre 2 y 40 segmentos bien diferenciados, articulados entre sí permitiendo el encabalgamiento de segmentos contiguos con lo que el animal podía enrollarse en forma de bola. Ventralmente, cada segmento lleva un par de patas parecidos entre sí y a las del céfalon. El pigidio forma la parte final del cuerpo y consta de un número variable de segmentos fusionados en una estructura compacta. Cada segmento lleva un par de patas similares a las del céfalon y del tórax; a veces, hay un par de cercos apicales multiarticulados.

Los trilobites son animales exclusivamente marinos, la mayoría bentónicos. Eran micrófagos y filtraban el barro del fondo en que vivían para obtener el alimento, pues carecían de apéndices excavadores, prensiles o piezas bucales trituradoras. La actividad biológica de los trilobites se manifiesta a través huellas o icnofósiles como Cruziana, Diplichnites y Rusophycus, que, normalmente, aparecen como contramoldes, en relieve invertido, en la base de estratos de arenisca o cuarcita. Las cruzianas se interpretan como pistas fósiles debidas a la locomoción y alimentación en fondo arenoso; son pistas longitudinales que en epirelieve aparecen formadas por dos surcos que dejan una cresta central, en ocasiones con otros dos surcos más pequeños laterales, y en hiporelieve como dos crestas longitudinales y un surco central. En ambos casos aparecen estriaciones oblicuas finas en forma de “V” — que indican el sentido contrario al del avance — formadas por los apéndices. Diplichnites son pistas de desplazamiento rápido sobre arena. Rusophycus se interpreta como huellas de reposo.

Emilio Serrano

***

Orquídeas burgalesas

Orquídeas silvestres
de la provincia de Burgos
Charla de Museo, 30 de enero de 2020

Las orquídeas son las protagonistas de los escaparates en las floristerías. Pero esta familia representa mucho más que una planta bonita y delicada que vive en una maceta. Las orquídeas, con alrededor de 20.000 especies en el mundo, constituyen la mayor familia de plantas vasculares. Las asociamos con lugares exóticos, pero lo cierto es que crecen en casi todos los ecosistemas del planeta. Las más espectaculares viven sobre árboles en las selvas tropicales, pero en Europa y España a menudo pasan desapercibidas y prefieren crecer en el suelo de los bosques, prados y pastos. En la península Ibérica existen más de 120 especies de orquídeas silvestres distribuidas en 26 géneros y a pesar de su tamaño discreto muestran gran vistosidad y belleza. En la provincia de Burgos se han localizado y documentado al menos 80 especies pertenecientes a 17 géneros.  Estas orquídeas no lograrían sobrevivir sin una estrecha relación con animales y hongos. Por un lado, sus semillas establecen una simbiosis con ciertos hongos y por otro, necesitan la cooperación de animales polinizadores, en general insectos, a los que atraen con sus fragancias y su néctar o imitando la forma de las hembras de algunas de estas especies.

Jorge Peláez Blanco

 

Aves de Ávila

Etiquetas

, , ,

Riqueza ornitológica de la provincia de Ávila
Charla de Museo, 20 de diciembre de 2019

En esta charla trataremos de conocer uno de los destinos más desconocidos en lo que a riqueza ornitológica se refiere. El patrimonio natural de Ávila es excepcionalmente amplio y diverso. Desde las altas cumbres de Gredos, hasta las dehesas del Valle del Tiétar o a las zonas cerealistas de La Moraña, pasando por la comarca de Pinares, el Valle del Corneja, la Sierra de Ávila, Paramera y Serrota, el Valle Ambles, Iruelas… encontramos una riqueza y variedad de ecosistemas que albergan numerosos grupos de fauna. Casi 300 especies de aves eligen esta provincia para reproducirse, alimentarse, invernar, o simplemente para detenerse en sus viajes migratorios. Haremos una aproximación a los principales grupos, prestando especial atención al estado de conservación y evolución de las especies más representativas: Aguila Imperial Ibérica, Aguila Real, Buitre Negro y Pechiazul.

Felipe Nebreda Mariscal

***

Felipe Nebreda Mariscal, burgalés, es ingeniero de montes. Afincado en Ávila desde hace más de 20 años, desarrolla su trabajo entre la educación ambiental, la formación, los proyectos de desarrollo rural y la promoción del potencial ornitológico en la provincia de Ávila. Autor de varias publicaciones, recientemente ha presentado la “Guía de Aves de Ávila”, una publicación de la que es coautor. Actualmente uno de los proyectos de mayor envergadura en los que se haya implicado es Ornitocyl, la feria de Ornitología de Castilla y León, que se prepara para celebrar su tercera edición.

Ammonoideos

Etiquetas

,

Dedicamos este mes de diciembre no a un ejemplar sino a un grupo de ejemplares fósiles geológicamente muy importantes: los ammonoideos. Los Ammonoideos fueron organismos marinos pertenecientes a la Clase Cefalópodos, emparentados con los pulpos, sepias y calamares actuales, pero con una concha externa mineral caliza – de aragonito – semejante a la que porta el actual Nautilus, que también presenta una concha externa. Dicha concha está dividida interiormente en cámaras que van siendo creadas a medida que el animal crece, ocupando siempre la última de ellas. Por su forma, enrollada planispiralmente, como los cuernos del carnero, Plinio el Viejo nombró a los fósiles de estos animales ammonis cornus (cuernos de Ammon) en referencia al Dios Egipcio Ammon, que fue representado como un hombre con cabeza de carnero. Aunque en los ammonoideos la concha se enrolla mayoritariamente en forma plana, sobre un eje, también pueden darse formas desenrolladas, las de los llamados ammonoideos heteromorfos.

El desarrollo del grupo zoológico se inicia en el Paleozoico, en el periodo Devónico (410 m.a.) y termina en el Mesozoico, a finales del periodo Cretácicoco (65 m.a.). Durante este tiempo, casi 350 m.a., el grupo tuvo varios periodos de expansión, adaptación, evolución y extinción, hecho que les hace muy importantes en la datación de los estratos y de las rocas sedimentarias que los contienen, así como para realizar interpretaciones paleobiogeográficas y paleoecológicas. Sobre todo hubo dos periodos de gran desarrollo, el primero del Devónico al Pérmico (desarrollo de los Goniatítidos, primeros Ammonoideos) y, el segundo, del Triásico al Cretácico (desarrollo de Ceratítidos en el Triásico y de Ammonítidos del Jurásico al Cretácico), fenómenos que se traducen en tres tipos o modelos diferentes de suturas intercamerales apreciables en la concha. En la muestra que se exhibe hemos seleccionado ejemplares de los géneros Baculites, Perisphinctes, Indosphinctes, Hildoceras, Phylloceras, Teloceras y Goniatites, así como dos ejemplares de Nautilus actuales, uno de ellos cortado sagitalmente para dejar ver la disposición interior de las cámaras.

Emilio Serrano

***

En la flor del cerezo, una gota de rocío …

Etiquetas

En la flor del cerezo, una gota de rocío: historias desde un jardín japonés
Charla de Museo, 22 de noviembre de 2019

Veneración por la naturaleza, armonizar la asimetría, matizar el color de la sombra, exaltación de lo humilde. ¿Porqué en un jardín japonés tendemos al silencio, al misticismo y la meditación? El carácter japonés tiene fama de controlado por compensación en sus jardines se representa lo irregular, lo vivo, lo orgánico. Arenas y gravas que son mares rodeando rocas que son archipiélagos, conos con hierba que son volcanes a lo lejos, pinos rectilíneos que indican la recta vía hacia el cielo, setos que parecen bosques vistos desde el aire, arces rojos y naranjas y púrpuras, prunus, magnolias para colorear, musgos, líquenes, el ejemplo de lo humilde. Todo lo anterior en un  clima continental cada vez más extremo, Kioto en la Ribera del Duero. Paciencia y voluntad.

Guillermo Pérez Pesquera

***

Guillermo Pérez Pesquera es uno de los cuidadores del jardín japonés de la bodega Vega Sicilia, en Valbuena de Duero, y nos contará sus quince años de experiencia en este campo.

 

Divulgación de la Evolución

Etiquetas

,

Dentro del programa de la Semana de la Ciencia en Castilla y León (2019) el CENIEH (Burgos) ofrece un seminario sobre Divulgación de la Evolución, el día jueves 7 de noviembre, desde las 9:30 hasta las 14:00. El encuentro cuenta con cuatro ponencias sobre evolución y divulgación, a cargo de Chitina Moreno Torres, Emiliano Bruner, José María Bermúdez de Castro y Davinia Moreno. La participación es libre pero se requiere inscripción previa, contactando con el departamento de comunicación del centro. Aquí todo el programa.